¿QUÉ ES LA CSM?

La Conferencia Suramericana sobre Migraciones (CSM), proceso que tuvo sus inicios por iniciativa de gobiernos sudamericanos y con la cooperación técnica de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en Lima, en el año de 1999 a partir del "Encuentro Sudamericano sobre Migraciones, Integración y Desarrollo", está orientada a generar y coordinar iniciativas y programas dirigidos a promover y desarrollar políticas sobre las migraciones internacionales y su relación con el desarrollo y la integración regional. Desde el inicio, la CSM se celebra anualmente en uno de los países miembro que se ofrece para ser Presidencia Pro-Témpore, actuando como sede, organizador y anfitrión del evento.

En 2009, con la Declaración de la X CSM se inicia un proceso con mayor coherencia política, que se materializa con la aprobación de la Declaración de principios y lineamientos que oficia como orientación política al accionar de los Gobiernos Suramericanos y del Plan Sudamericano de Desarrollo Humano de las Migraciones (PSDHM), que sirve como guía de acción a corto y mediano plazo y que contiene componentes en materia de fortalecimiento de la gestión migratoria, gestión fronteriza, derechos de los migrantes, información migratoria, vinculación con nacionales en el exterior y relaciones con la sociedad civil, afines con la misión de la OIM.

Las declaraciones de las últimas CSM, se han centrado fundamentalmente en avanzar en acciones del PSDHM y en consolidar una posición en las internacionales en materia de Migración y Desarrollo. En el primer caso se han efectuado una serie de talleres, seminarios y foros, sobre temas de relevancia para los Países Miembros, y en el segundo caso, se sostuvo una posición crítica a los resultados del Foro Global de Migración y Desarrollo, de acuerdo a los intereses de los países de la región y una posición a llevar al II Dialogo de Alto Nivel de la Naciones Unidas sobre Migración y Desarrollo, que se expresó, en la Declaración de Buenos Aires (2014), que centra su posición en la atención y protección de las personas migrantes en situación de vulnerabilidad; el reconocimiento de las personas migrantes como sujetos de derecho; en el reconocimiento al aporte positivo de los migrantes y sus familias al desarrollo en su dimensión social, económica, intercultural, educativa, científica, y en el reconocimiento de los procesos de integración y cooperación entre los países.

El Proceso de la CSM cuenta con una Secretaría Técnica que se encarga de apoyar los mecanismos de seguimiento del proceso, del Plan de Acción, de las iniciativas y actividades que surgen de la propia CSM y aquellas que se aprueben en Conferencias futuras; y de garantizar la comunicación, coordinación e intercambio de información entre los Países Miembros. Actualmente esta responsabilidad recae en la Oficina Regional para América del Sur de la OIM, con sede en Buenos Aires - Argentina, comprendiendo que las misiones nacionales de OIM son parte importante para la consolidación de la Conferencia.

Cabe señalar que con el apoyo del Fondo de la OIM para Desarrollo (IDF), se ejecutó el proyecto “Fortalecimiento de las Capacidades Gubernamentales para el Desarrollo Humano de las Migraciones”, entre 2011 y 203 y fue implementado por la Oficina Regional de la OIM en Buenos Aires, la cual constituyó el interlocutor privilegiado para cuestiones de coordinación directa vinculadas con la Secretaría Técnica de la CSM, con la colaboración de las oficinas nacionales.

Además de las Conferencias anuales, se han celebrado Reuniones Técnicas de Consulta, Reuniones Intersesionales, y se han efectuado una serie de talleres, seminarios y foros, sobre temas de relevancia para los Países Miembros. El proceso de la Conferencia, además de contar con la participación de los doce gobiernos suramericanos, incluye a organismos internacionales representantes de la sociedad civil y de gobiernos específicos en calidad de observadores. Los observadores pueden participar en las diferentes actividades que se realizan, pero no están facultados para intervenir en la elaboración de los documentos que contengan recomendaciones o compromisos, ya que estas acciones son facultad exclusiva de los Países Miembros.